por Dominique Baquerizo

Sácale partido a tu formulario

5 claves para generar más leads en tu formulario de registro

A día de hoy son muchas empresas, por no decir casi todas, las que deciden digitalizarse y vender u ofrecer sus servicios de manera online. La inversión en publicidad online va al alza y también se realizan muchos esfuerzos para un buen posicionamiento SEO con el fin de destacar por encima de la competencia y, de esta manera, atraer visitas.

Pero no todo acaba ahí. Hay que tener en cuenta que es muy importante que estos visitantes esporádicos lleguen a tu negocio online para quedarse. ¿Cómo conseguimos esto? Mediante un formulario de registro.

¿Qué es un formulario de registro y cómo lo puedo usar?

Los formularios de registro a menudo se consideran activos de venta poderosos que pueden ser esenciales para el éxito de un negocio. La mayoría de las empresas los usan para convertir a los visitantes esporádicos en clientes potenciales y, finalmente, convertirlos en clientes.

Esencialmente, un cliente potencial se genera una vez que un visitante proporciona su información de contacto. Muchas veces es a cambio de algún tipo de incentivo; ya sea un cupón, promoción, descuento, libro electrónico u otro contenido, entre otros.

¿Qué información podemos pedir y para qué nos puede servir?

A la hora de crear un formulario, tenemos que tener en cuenta que podemos preguntar toda la información realmente útil que necesitemos, siempre y cuando no sea de carácter discriminatorio y esté acorde a la política de protección de datos de la empresa. 

Esta información que recopilemos puede ayudarnos a segmentar a nuestro público, crear perfiles internos, ‘buyer personas’, optimizar las campañas de publicidad online y de email marketing, entre otras muchas cosas.

Entonces ¿Cuáles son las claves para un buen formulario de registro?

Clave #1 Ten muy clara la información que realmente necesitas

Es un hecho que normalmente el usuario ve un formulario como un obstáculo que se interpone en su camino hacia lo que fue a buscar.

Pongamos un ejemplo: Un usuario está navegando en internet en busca de información sobre fotografía de producto y se encuentra con una web que le ofrece un manual descargable. Para hacerse con él, tiene que llenar un formulario de 4 campos, los cuales le piden: nombre, apellido, email y sexo. En este caso, las probabilidades de que el usuario complete el formulario disminuyen drásticamente mientras que las de salir de la página y buscar otra web que le ofrezca el mismo contenido aumentan.

Muchas veces es preferible ponerle las cosas fáciles al usuario y pedir simplemente el email. Luego, mediante una buena estrategia de e-mail marketing, hacer que el usuario, ya suscriptor, quiera compartir más información (esto da para otro post).

Clave #2 Que tu formulario no parezca un formulario 

En el momento en que tu negocio necesite pedir diversos datos, es cuando la manera de preguntar puede ser crucial.

Por ejemplo: Tienes una tienda de juguetes online y quieres saber si el comprador tiene hijos y de qué edad son, ya que esto te servirá segmentar bien a la hora de planificar campañas de publicidad online.

Puedes preguntarlo de una manera directa, pero posiblemente no les interese y piensen que es innecesario dar esa información.

Una buena opción sería: “Si tienes hijos, nos gustaría saber su cumpleaños para enviarte una sorpresa en su día tan especial”.

Clave #3 Remarca cuáles son los beneficios de suscribirse

El usuario no tiene que olvidar que no deja sus datos así porque sí, sino porque son realmente necesarios y de alguna manera le aportarán beneficios.

Un ejemplo: Tienes una librería online y necesitas alimentar tu base de datos con emails para hacerles llegar tus comunicaciones a los usuarios. En un momento dado, el usuario llega a la tienda online y entra a la ficha de producto de un libro en concreto.

Este es un buen momento para añadir un formulario sencillo, que le recuerde al usuario que, si añade su email, con la información guardada podrá recibir recomendaciones de libros sobre la misma temática y autor de la ficha de producto que está visitando.

De esta manera, puedes guardar su email y, además, sus preferencias (si usas metadatos).

Clave #4 "Enviar" ya no mola, pon algo más atractivo

El Call-To-Action al final de un formulario es muy importante. El típico “enviar” ya está muy visto y es poco específico. Mucho mejor si el CTA del formulario va relacionado con la acción que se está realizando.

Clave #5 Si todo ha ido bien, házselo saber

Esto es bastante básico. Una vez el usuario ha clicado en el CTA para darte tus datos, querrá saber si todo se ha entregado correctamente. Si al darte los datos no ocurre absolutamente nada, posiblemente vuelva a clicar en el CTA muchas veces seguidas pensando que ha habido un error.

Lo mejor es mostrar un mensaje, con un buen brand voice definido, expresando que sus datos se han entregado correctamente y que pronto recibirá más noticias.

Conclusión -
Wrap up

En definitiva, un formulario de registro es realmente útil si sabemos qué datos necesitamos, si trabajamos en cómo vamos a preguntarle al usuario y definimos cuándo lo vamos a hacer. Todo esto, de una manera transparente, poco intrusiva y evitando saturar.

descubre más artículos
Tu proyecto puede
ser el siguiente
CONTÁCTANOS