por Andrea Rupérez

Perspectivas del sector financiero

Banca Digital

“Uber es la compañía de taxis más grande del mundo y no tiene vehículos. Facebook es el propietario de medios más popular del mundo y no crea contenido. Alibaba es el minorista más valioso y no tiene inventario. Y Airbnb, el mayor proveedor de alojamiento del mundo, no tiene propiedades inmobiliarias.
Algo interesante está pasando”.
Así lo señalaba ya en 2015 Tom Goodwin, vicepresidente de estrategia e innovación
de la multinacional Havas Media.

Modelo de la banca

Lo verdaderamente disruptivo de la transformación del sector financiero tiene que ver con el propio funcionamiento del modelo de banca y a la unidad que lo sostiene: el dinero.

Las actividades bancarias son más abiertas, transparentes, en tiempo real, inteligentes, personalizadas, seguras y profundamente integradas en las vidas de los consumidores y las operaciones de los clientes institucionales.

Los clientes esperan que sus bancos actúen e interactúen más como marcas top de tecnología. Si los bancos no llegan a ser capaces de escuchar, adaptarse y sacar partido a las oportunidades que brindan las conexiones digitales, las consecuencias para el sector serán trágicas.

Obsolescencia del modelo de negocio tradicional

Levanta la vista del móvil y mira a tu alrededor: el modelo de negocio tradicional ha quedado anticuado. El modelo industrial está siendo sobrepasado por plataformas distribuidas, basadas en las redes y los datos, donde gracias a las tecnologías digitales y a la colaboración entre las personas se están generando soluciones inimaginables hace apenas una década. Blablacar, Transferwise, Taskrabbit, Wallapop, FabLab, Airbnb, Ethereum, Alibaba: es solo el comienzo de una larga lista de instigadores del cambio basados en redes digitales descentralizadas que lo están cambiando todo.

Nuevas reglas

La banca necesita un modelo de aprendizaje que se adapte, que sea ágil y resiliente, observar y adaptarse. Hay nuevas formas de valor que están en plena efervescencia: Bitcoin, Ether y otras criptomonedas nos demuestran que los activos distribuidos, ya sean viviendas, personas, energía solar o divisas, le están ganando la partida al modelo centralizado. 

Según Goldman Sachs, solo en 2017 se invirtieron más de 1.200 millones de dólares en monedas digitales de reciente acuñación: es una clara muestra del trepidante ritmo de la disrupción.

El compromiso Digital es la clave para optimizar la experiencia del cliente y por ello son básicas las inversiones en tecnologías digitales para beneficiar la experiencia del usuario. Frente a esto también se ha de lidiar con la irrupción de las Fintech, que ha supuesto cambios en la toma de decisiones en el ámbito económico, empresarial y personal.

El momento de las Fintech

Si bien es cierto que en un principio las Fintech se veían como una gran amenaza para los bancos tradicionales, éstos han puesto en marcha una serie de medidas para contrarrestar su influencia, entre las que se encuentran el desarrollo de sus propias aplicaciones y la realización de inversiones o adquisiciones de algunas de las principales Fintech. 

Estas basan su modelo de negocio en las nuevas tecnologías y en la relación con sus clientes para el desarrollo de productos financieros. La reducción de costes, la mejora en la eficiencia y transparencia en sus servicio hacen que el interés esté aumentando, incluyendo el de los propios bancos.
China y Estados Unidos están a la cabeza en innovación financiera, siendo relevante las medidas adoptadas en cuanto a regulación que permite el crecimiento del sector de las Fintech y al que España aspira a conseguir próximamente.


Gracias a la tecnología, el mundo de la banca cada vez es más 24/7. Este estado de “always on” crea mercados momentáneos donde si no atrapas la oportunidad rápido, la puedes perder. Los seguros de coche se pueden contratar por horas o por kilómetros, a través de la plataforma online, Rocket Mortgage puede ofrecer una propuesta inicial de préstamo hipotecario en tan solo 8 minutos, el neobanco de BNP Paribas, Nickel, es capaz de abrir una cuenta cada 30 segundos. 

Estos son ejemplos de la gran cantidad de posibilidades de hacia dónde está yendo el mercado financiero y la gran cantidad de oportunidades que se están explorando. Para ser competitivo no solo hay que tener la cartera de productos y servicios correcta sino ser capaz de reconocer el momento exacto qué se necesita y tener la habilidad de presentar la propuesta correcta y fidelizar al cliente.

Oportunidades

La combinación de la customización y el momento de entrega serán claves para tener la principal futura ventaja competitiva. La viabilidad de ofrecer experiencias individualizadas “en el momento” dependerá de las tecnologías de comunicación, dónde el 5G será el gran protagonista. Por ello los bancos que tengan la capacidad de identificar, entender y responder al momento a los clientes se ganarán la confianza y fidelizarán a sus clientes.

Tu proyecto puede
ser el siguiente
CONTÁCTANOS